Estadísticas

Mostrar el contenido por clics : 511951

Patrocinadores

  • Novartis Vaccines

Web Médica Acreditada

Web Médica Acreditada. Ver más información

Web de Interés Sanitario

Home Información Epidemiológica Hepatitis A. Epidemiología y situación mundial

Hepatitis A. Epidemiología y situación mundial

 

 

 

 

 

 

HEPATITIS A.

 

Epidemiología y Situación mundial (2012)

 

 

 

 

EPIDEMIOLOGÍA

La Hepatitis A es una enfermedad infecciosa transmisible, cuyo agente etiológico es el Virus de la hepatitis A (VHA), que pertenece a los Picornavirus. Epidemiológica-mente es una enfermedad específicamente humana y de transmisión entérica. Es un virus con alta resistencia a los agentes externos, lo que permite su supervivencia en el medio externo y facilita su difusión ambiental.

La Hepatitis A es clínicamente indistinguible de otras hepatitis y puede presentarse de forme ictérica o anictérica, pero su curso y evolución suelen ser más benignos. cabe distinguir 2 formas: 1) la que aparece en niños pequeños, generalmente asintomática o con clínica general y fiebre leve, y 2) la que se da en los adultos, con intenso malestar general, anorexia, molestias abdominales y nauseas, seguido generalmente de un cuadro de ictericia franca. En adultos puede producir una hepatitis fulminante con alta letalidad pero poco frecuente. Sin embargo, no produce hepatitis crónica a ninguna edad. La forma infantil es la predominante en países en vías de desarrollo, donde la enfermedad es endémica, y, por el contrario, la forma adulta se da sobre todo en países de endemicidad baja. La tasa de letalidad de la enfermedad es muy baja en niños y jóvenes, pero es de aproximadamente un 2% en mayores de 40 años, alcanzando hasta el 4% en mayores de 60 años.

Epidemiológicamente existen 3 patrones distintos en esta enfermedad:

-Patrón A). Típico de países subdesarrollados, en los que la exposición al virus se produce a edades muy tempranas, por lo que prácticamente toda la población presenta anticuerpos protectores anti-VHA.

-Patrón B). Se presenta en muchos países desarrollados y se caracteriza por un aumento del nº de personas con anticuerpos a medida que va aumentando la edad de los individuos.

-Patrón C). Se detecta en los países más desarrollados, en los que no existe prácticamente exposición infantil y por ello hasta los 30-40 años no aparece el aumento del nº de personas con anticuerpos anti-VHA.

En España estamos asistiendo a un cambio en el patrón epidemiológico, habiendo pasado de ser un país de endemicidad intermedia a presentar una endemicidad baja, lo que implica menos infecciones infantiles y mayor tasa de infección en adultos.

El diagnóstico de sospecha es clínico, apoyado en pruebas de laboratorio (pruebas de función hepática), pero el diagnóstico de confirmación se realiza mediante técnicas de diagnóstico indirecto, por mediación de IgM anti-VHA. El diagnóstico directo por demostración del virus es costoso y difícil, por lo que no suele utilizarse. La detección de IgG no es útil para el diagnóstico, pero si muy útil epidemiológicamente, para valorar la prevalencia de la infección y desde el punto de vista individual se utiliza su determinación para valorar la necesidad de vacunación, su eficacia y/o la necesidad de uso de inmunoglobulina específica postexposición.

El reservorio y la fuente de infección son los seres humanos enfermos, no existiendo portadores crónicos del virus.

La transmisión se puede dar por distintas vías. La forma más frecuente es la fecal-oral, de persona a persona. En los niños es muy frecuente, ya sea en su ambiente familiar o en las guarderías. En los adultos es más común por ingesta de agua y alimentos contaminados. Existe también la transmisión no fecal, como por transmisión hemática, demostrada en pacientes hemofílicos receptores del factor VIII. También se ha demostrado experimentalmente la transmisión por lavados nasofaríngeos, pero no se ha demostrado de forma natural. El riesgo de la hepatitis A para viajeros no inmunes a los países en desarrollo se estima alto (de 1 a 5 casos/1.000 viajeros, cada mes), siendo los casos en varones algo más frecuentes. La hepatitis A es la enfermedad prevenible con vacuna más frecuente en viajeros. Los datos más recientes sobre viajeros sugieren que el riesgo de contraer el VHA ha disminuido notablemente en los últimos 10 a 15 años, con estimaciones más recientes, en viajeros suizos, de 0,1 a 1/1.000 por mes, cifra que aún representa un riesgo significativo de enfermedad. El riesgo puede ser mucho mayor para los viajeros de bajo presupuesto, los trabajadores humanitarios y los inmigrantes que visitan amigos y familiares en sus países de origen, por las previsibles condiciones higiénicas más pobres.

El periodo de incubación oscila de 15 a 50 días, con un promedio de 1 mes. La transmisibilidad se inicia desde la mitad del periodo de incubación hasta 1 semana después de aparecer la ictericia.

La susceptibilidad es general para todos los individuos no inmunizados, especialmente en las edades comprendidas entre 5 y 15 años. Deja inmunidad permanente tras la infección.

 

SITUACIÓN MUNDIAL

La hepatitis A es una enfermedad extendida por todo el mundo, pero con grandes diferencias en su prevalencia. En los países en vías de desarrollo, donde existen graves deficiencias de higiene y de saneamiento ambiental, la infección es más prevalente y afecta fundamentalmente a los niños. A medida que mejoran las condiciones de vida, disminuye la tasa de infección y la edad de infección se desplaza a edades más avanzadas. En este sentido es importante destacar que en muchas partes del mundo, la tasa de seroprevalencia de anti-VHA está disminuyendo. A esta disminución de la tasa de infección contribuyen varios factores, incluyendo las mejoras socioeconómicas, el aumento del acceso a agua potable, y, en algunas partes del mundo, la disponibilidad de la vacuna contra la hepatitis A.

Se calcula que se producen aproximadamente un millón y medio de casos anuales de hepatitis A, sobre todo en países donde la enfermedad es mediana o altamente endémica, como en África, Asia, América Central y del Sur y algunos países de Europa del Este. Así, siendo una enfermedad que afecta a todo el mundo, hay grandes diferencias entre zonas:

- Regiones de Alta Endemicidad: Incluyen el Subcontinente Indio (particularmente Bangladesh, India, Nepal y Pakistán), África Sub-Sahariana y Norte de África, partes de Oriente Medio y varias regiones de Asia y de América del Sur y Centroamérica. (La mayor parte de los casos ocurren en niños de<5años, produciendo inmunidad de por vida)

- Regiones de Baja endemicidad: Australia, Japón y Nueva Zelanda, Norteamérica y el Norte de Europa (Los adultos son susceptibles a la enfermedad y los que más la padecen)

- Regiones de endemicidad transicional o intermedia: Algunos países de América Latina, Asia y Oriente Medio han reducido su endemicidad en los últimos años, pasando de alta endemicidad a intermedia o incluso baja. (La carga de la enfermedad se centra en adolescentes y adultos jóvenes)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prevalencia de Anticuerpos anti HepA. Fuente: NATHNAC

El mayor brote conocido de la enfermedad fue el ocurrido en Shangai, en 1988, donde se infectaron más de 300.000 personas tras consumir almejas procedentes de aguas contaminadas con aguas residuales.

En España, la tasa de incidencia ha disminuido progresivamente. De los 117 casos/100.000 habitantes de 1985, pasamos a 14/100.000 en 1998, lo que supone una reducción de más del 90%. Como ya se ha comentado, el patrón epidemiológico en nuestro país está cambiando y hemos pasado de ser un país de endemicidad intermedia a presentar una endemicidad baja, con estimaciones actuales de unos 2,5 casos/100.000 habitantes y con un aumento del nº de infecciones declaradas en adultos en lugar de en niños.

En nuestro país es una EDO y representa aproximadamente un tercio de todas las hepatitis de los distintos tipos virales declaradas. Según la información del Centro Nacional de Epidemiología, la tasa de incidencia de esta enfermedad aumentó de forma significativa en 2008 y en 2009, con especial incidencia en Andalucía, Comunidad Valenciana, Madrid y País Vasco, así como en Ceuta y Melilla, muy por encima de la media. Comparando los datos de España con los del informe del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) relativo a datos de 2008 (datos sin publicar), la incidencia en España estaba por encima de la media de la Unión Europea, que para 2008 fue de 3,34 casos confirmados por 100.000 habitantes. La incidencia en España para los casos confirmados en 2008 fue de 4,15.

Pero desde finales de 2009 se detecta nuevamente una tendencia a la baja de la incidencia de esta enfermedad. De los casos declarados en 2008 (2.231 casos) y en 2009 (2.533 casos) se pasó a menos de la mitad en 2010 (996 casos), situándose en un nº inferior o similar a los casos registrados en 2006(1495 casos) y 2007(1.004 casos). Esta tendencia a la baja continúa en la actualidad, habiéndose registrado 713 casos en 2011 y 560 en 2012.

Última actualización (Martes, 15 de Octubre de 2013 11:23)